¿Qué hacer cuando un niño muerde y pega en clase?

Es normal el que los niños peguen, muerdan, arañen y/o expresen otra forma de ser agresivos, debido a que aún no saben cómo manejar la frustración, pero es responsabilidad de los padres de familia evitar que esta conducta se vuelva habitual.


Es común que tengamos a un alumno con esta conducta, sobre todo al iniciar el curso y en primer grado de preescolar. Ante esto surge la preocupación de los padres de familia si es una conducta normal, por que en algunos casos no solo es hacia sus compañeros sino hacia algunos adultos.




Es nuestro deber orientar sobre cómo evitar esta conducta en sus hijos. Primero que nada hay que hacerles ver que esto se puede deber a varios factores:

✅ La edad del niño.

✅ El contexto en el que ocurre ese comportamiento.

Es completamente normal que los niños de 2 a los 4 años de edad muestre agresividad debido a la poca tolerancia a la frustración y se enoja cuando las cosas no ocurren como el quisiera.
En estos casos hay que diseñar actividades para niños agresivos, enfocadas en el manejo de la frustración y la regulación de emociones.

Como los niños a esta edad aún no dominan el lenguaje, manifiestan su frustración pasando a la acción.

¿Cómo manifiestan la frustración los niños pequeños?

- Llorando
- Gritando
- Con rabietas
- Pegando
- Mordiendo

Estudios recientes señalan que este tipo de manifestación de agresividad en los niños pequeños no es raro, ya que es en esta etapa en la que comienzan a interactuar socialmente y por lo tanto surgen los primeros conflictos.

Es común que la frustración la manifiesten cuando por ejemplo: dos niños quieren el mismo juguete, en este caso suelen responder con agresividad.

Responder con una conducta agresiva de este tipo ante una frustración es un comportamiento habitual en los niños de esta edad, por ello los padres no deben alarmarse si sus hijos pegan o muerden en alguna ocasión a algún compañero de clase o a algún adulto. Si esta actitud se repite con frecuencia, es preciso intervenir para reducir y evitar la agresividad y violencia.


Cabe destacar que la prevención de conductas agresivas es muy importante y la mejor edad para impedirlo es en la edad preescolar, de hecho representa la mejor oportunidad para impedir el desarrollo de casos de agresión física crónica.

Te invito a leer este artículo para conocer el comportamiento de niños de 3 años: ir al artículo.

¿Qué hacer cuando un niño muerde y pega en clase?

El siguiente esquema muestra algunas sugerencias sobre cómo trabajar con niños agresivos por no saber manejar la frustración.



Lo primero que se debe hacer es retirar al niño de la zona de conflicto hacia otro lugar, puede ser retirarle unos metros. Probablemente irá muy enfadado y enojado. Algunos tips para hacerle comprender que lo que ha hecho está mal son:


1.- Actuar con serenidad pero con firmeza, debes ser tajante pero sin gritar ni enojarte.

2.- Mirarlo a los ojos cuando le hables, esto te ayudará a captar su atención, a conectar con el niño.

3.- Validar sus sentimientos, esto es clave: "¿Estabas tan enojado que le pegaste a __________?".

4.- Ponerte en su lugar, algunas veces yo también me enojo.

5.- Ofrecerle una solución alternativa, pero no podemos pegar, y hacer daño a los demás, entiendo tu enojo pero ¿y si compartes el juguete?

6.- Pegar no está bien.

7.- Abrazo con cariño.

8.- Reparar el daño causado, resulta mucho más prudente intentar reparar el daño, que pedir perdón. El niño no entiende bien que es eso de "perdón" que lo soluciona todo. Así que, lo mejor es intentar reparar el daño. Por ejemplo llevar una curita para curar a la niña, lavarle con un poquito de agua, ponerle un poquito de hielo... Que el niño se implique en reparar el daño causado con su acción.

El desarrollo infantil a los 3 años

¿Qué es el desarrollo infantil?

El término desarrollo infantil hace referencia a los cambios biológicos y psicológicos que ocurren en los seres humanos entre el nacimiento y el final de la adolescencia, conforme el humano progresa de dependencia hacia su autonomía. Es un proceso continuo con una secuencia predecible única a seguir para cada niño.
A continuación se describen algunas características del desarrollo de la infancia de los 36 a los 42 meses.

Desarrollo cognitivo del niño


✅ Comprende el concepto de más. Por ejemplo: ¿Cuál de estas cajas tiene "más" pelotas?

✅ Identifica y nombra los colores primarios.

✅ Recuerda eventos de una semana anterior.

✅ Escucha historias simples.

✅ Pregunta el significado de palabras desconocidas.

✅ Siguiendo un modelo, arma un tren utilizando cubos.

✅ Construye puentes utilizando cubos.

✅ Describe objetos por su función o uso.

✅ Lee garabatos como si fueran palabras reales.

✅ Empieza a formar juicios simples de valor: "bueno", "malo", "bonito", "feo".


Desarrollo lingüístico del niño


✅ Comprende aproximadamente 1,200 palabras.

✅ Utiliza hasta 800 palabras.

✅ Elabora oraciones con un promedio de 4 a 5 palabras.

✅ Escucha cuentos y pide que le repitan los que le gustan.

✅ Conoce los conceptos "delante" y "atrás".

✅ Construye oraciones con sujeto, verbo y complemento.

✅ Responde a dos órdenes no relacionadas. Por ejemplo: "deja el vaso en la mesa y apaga la televisión".

✅ Inicia la etapa de "preguntar" utilizando las palabras: ¿por qué?, ¿quién?, ¿cuándo? y ¿qué?.

✅ Utiliza el tiempo pasado de verbos regulares.

✅ En la mayoría de las palabras pronuncia adecuadamente las consonantes finales.


Desarrollo Socioemocional del niño


✅ Utiliza un estilo complejo del habla al interactuar con otros niños en situaciones sociales o de juego.

✅ Muestra afecto hacia niños menores abrazándolos y besándolos.

✅ Busca atraer la atención de los demás.

✅ Detecta si la atención de los demás es fingida.

✅ Comparte sus juguetes.

✅ Usualmente espera su turno.


Desarrollo Adaptativo del niño

✅ Se sirve de una jarra, con ayuda.

✅ Manipula botones grandes y broches.

✅ Se lava y seca las manos sin ayuda.

✅ Controla sus esfínteres.


Desarrollo Físico del niño

✅ Sostiene la crayola entre el índice, el anular y el pulgar sin cerrar el puño.

✅ Patea pelotas grandes.

✅ Pedalea y conduce un triciclo pequeño.

✅ Al dibujar, utiliza movimientos circulares, verticales y horizontales.


¿Cómo enseñar las sílabas a los niños?



Hay diversos métodos para enseñar las silabas a los niños, y son éstos la base para la adquisición de la lectura en la mayoría de los casos. Para poder utilizar estos métodos se requiere de material con actividades para imprimir para preescolar y primaria, son estos materiales los que les compartimos el día de hoy.


Les recomiendo descargar e imprimir las siguientes tarjetas de sílabas, forrarlas con contact o bien usar mica fría para que nos duren un poco más de tiempo; cada tarjeta además de la sílaba incluye algunas imágenes en las que se utiliza dicha sílaba. El objetivo es que el niño vaya deduciendo su aplicación.

Contiene las sílabas principales con las que se inicia el proceso de lectura, como lo sugieren grandes obras es está área (Mi libro mágico).




Descargar | Tarjetas de sílabas

Actividades para aprender el trazo de las vocales en preescolar



Como parte de las actividades de lectoescritura para preescolar les compartimos este excelente libro PDF con actividades para niños de preescolar en las que reafirman el trazo de las vocales.


Antes de iniciar con la lectoescritura en preescolar es importante desarrollar la motricidad fina en nuestros alumnos con ejercicios en los que manipulen material concreto, posteriormente pasen a practicar caligrafía con trazos sencillos, por ejemplo trazos de izquierda a derecha y de derecha a izquierda (ver fichas de ejemplo).

Ya que nuestros alumnos practicaron con fichas como estas, es conveniente introducir ahora sí las actividades de escritura. No hay una regla o edad específica, el grupo te lo va demandando.

Si bien es sabido que hay métodos con los cuáles podemos enseñar a leer a partir de los tres años, queda a criterio del centro educativo (en caso de los particulares) su aplicación.

Descargar actividades de lectoescritura para preescolar






Libro de la Educadora 2018 - 2019

El Libro de la Educadora. Educación Preescolar fue elaborado de conformidad con el Plan y los programas de estudio del Modelo Educativo para la Educación Obligatoria, publicados en 2017.

El uso estratégico de este libro por parte de las educadoras, articulado con otros materiales educativos, asegura una educación, que propicia la adquisición de conocimientos relevantes y útiles para la vida, así como el desarrollo de habilidades y actitudes para el aprendizaje permanente.

El desarrollo y el fortalecimiento de las capacidades que poseen los niños, así como el despliegue de sus potencialidades de aprendizaje es el principal propósito de la Educación Preescolar y, a la vez, uno de los mayores desafíos para las educadoras en el desarrollo de las actividades cotidianas con sus alumnos.



El trabajo pedagógico con los niños pequeños exige una gran flexibilidad en su organización, así como idear experiencias que los hagan pensar, interactuar, buscar soluciones, preguntar, formular explicaciones, imaginar, crear e interpretar. Todas estas son acciones intelectuales que, al ponerse en juego, favorecen avances en los procesos de desarrollo y aprendizaje.

Los materiales desempeñan un papel fundamental como mediadores entre lo que la educadora propone a los niños y los procesos de razonamiento que ellos siguen para responder a lo que demanda la actividad.



En el primer apartado, Los materiales en el desarrollo del trabajo pedagógico, se explica el sentido y las formas de uso de los materiales educativos que estarán disponibles en los Jardines de Niños.




En el segundo apartado, La comunicación entre la educadora y las familias de los alumnos, se plantean de manera sucinta las razones por las cuales es fundamental este vínculo y se sugieren actividades específicas que la educadora puede realizar con los padres de sus alumnos y aprovechar el Libro para las familias. Educación preescolar como un recurso para orientar su participación en la educación de sus hijos.




Finalmente, el tercer apartado contiene Propuestas de situaciones didácticas para el trabajo con los niños, relacionadas con los Campos de Formación Académica y las Áreas de Desarrollo Personal y Social planteadas en el Programa de Estudio de Educación Preescolar 2017 (PEEP 2017).



Descargar el Libro de la Educadora 2018 - 2019





Consultar | Plan y Programas de estudio 2017.
Descargar | Libro de la Educadora 2018 - 2019.

La educación socioemocional en preescolar

La Educación Socioemocional es un proceso de aprendizaje a través del cual los niños y los adolescentes trabajan e integran en su vida los conceptos, valores, actitudes y habilidades que les permiten comprender y manejar sus emociones, construir una identidad personal, mostrar atención y cuidado hacia los demás, colaborar, establecer relaciones positivas, tomar decisiones responsables y aprender a manejar situaciones retadoras, de manera constructiva y ética.



Propósitos para la educación preescolar

1. Desarrollar un sentido positivo de sí mismos y aprender a regular sus emociones.

2. Trabajar en colaboración.

3. Valorar sus logros individuales y colectivos.

4. Resolver conflictos mediante el diálogo.

5. Respetar reglas de convivencia en el aula, en la escuela y fuera de ella, actuando con iniciativa, autonomía y disposición para aprender.


En el nivel preescolar, esta área se centra en el proceso de construcción de la identidad y en el desarrollo de habilidades emocionales y sociales. Busca que los niños adquieran confianza en sí mismos al sentirse capaces de aprender, enfrentar y resolver situaciones cada vez con mayor autonomía; que se relacionen sanamente con personas de distintas edades; que expresen ideas, sentimientos y emociones, y que autorregulen sus maneras de actuar.

Las niñas y los niños ingresan a preescolar con aprendizajes sociales influidos por las características particulares de su familia y del lugar que ocupan en ella. La experiencia de socialización que se favorece en la educación preescolar les implica formar dos rasgos constitutivos de identidad que no están presentes en la vida familiar: su papel como estudiantes, es decir, su participación para aprender en actividades sistemáticas, sujetas a formas de organización y reglas interpersonales que demandan nuevas formas de relación y de comportamiento; y su función como miembros de un grupo de pares con estatus equivalente, diferentes entre sí, sin vínculos previos, a los que une la experiencia común del proceso educativo y la relación compartida con otros adultos.

El lenguaje desempeña un papel esencial en estos procesos, porque la progresión en su dominio por parte de los niños les permite relacionarse y construir representaciones mentales, expresar y dar nombre a lo que perciben, sienten y captan de los demás, así como a lo que los otros esperan de ellos.

La construcción de la identidad, la comprensión y regulación de las emociones, y el establecimiento de relaciones interpersonales son procesos estrechamente relacionados, en los cuales los niños logran un dominio gradual como parte de su desarrollo socioemocional. Estos procesos se favorecen cuando los niños tienen oportunidades como las siguientes:


Identificar características personales y similitudes con otras personas, tanto de aspectos físicos como de modos de ser, de relacionarse y de reaccionar en diversas circunstancias.

Reconocer lo que progresivamente pueden hacer sin ayuda, y saber solicitarla cuando la necesiten. Implica que los niños se reconozcan capaces de realizar acciones por sí mismos, que tengan confianza en sus aptitudes, que reconozcan sus límites, que identifiquen a quién pueden acudir en caso de necesitar apoyo y que tengan confianza para hacerlo.

Participar en actividades en las que se relacionen con compañeros del grupo y de la escuela, y que expresen sus ideas y las defiendan frente a otros. En situaciones de conflicto, identificar sus reacciones, controlar sus impulsos y dialogar para resolverlos.

Colaborar en diversas actividades en el aula y en la escuela. En algunos casos los niños lo hacen de manera más o menos natural, desde muy pequeños; en otros, es necesario que los adultos fomenten la colaboración entre pares, para que los niños identifiquen en qué pueden apoyar a sus compañeros y cómo participar en las actividades escolares.

Expresar sus opiniones acerca de situaciones sociales y de las relaciones entre compañeros en la escuela; hablar de lo que les gusta y no les gusta en el trato, lo que les causa temor, lo que aprecian como justo e injusto. Para esto es necesario que las normas del aula y la escuela sean muy claras y que se apliquen de manera consistente por todos, que los adultos en la escuela traten con respeto a todos los niños y que promuevan la participación en condiciones equitativas.

Proponer acuerdos para la convivencia y actuar con apego a ellos; identificar convenciones que facilitan la convivencia social; apropiarse gradualmente de normas de comportamiento individual, de relación y de organización en grupo; escuchar y tomar en cuenta la opinión de los demás.

Enfrentar retos, saber persistir en las situaciones que los desafían y tomar decisiones.



Con base en la identificación de las características y necesidades de los estudiantes, la educadora decidirá el tipo de actividades específicas que puede plantearles, y creará las condiciones para que ejerzan las habilidades emocionales y sociales durante todas las labores e interacciones de la jornada escolar. No obstante, cuando surjan situaciones que requieran ser abordadas de manera específica e inmediata, la educadora intervendrá; si lo considera necesario o conveniente, dará seguimiento y propondrá situaciones que planeará con anticipación para ayudar a los niños, de acuerdo con lo que se pretende favorecer en Educación Socioemocional.