En relación con la séptima innovación que el Modelo Educativo ofrece: Autonomía Curricular, es importante puntualizar con más detalle sus características y posibilidades.




La Autonomía Curricular es el tercer componente de la estructura curricular, integrada por 5 Ámbitos:

(1) Ampliar la formación académica: fomenta que los alumnos profundicen en temáticas de las asignaturas de los campos formativos, lo que permite reforzar sus aprendizajes y mejorar su desempeño.

(2) Potenciar el desarrollo personal y social: Abre espacios alternativos para que los estudiantes practiquen algún deporte y desarrollen más su creatividad, expresión y apreciación artística conforme a sus necesidades.

(3) Nuevos contenidos relevantes: son temas que pueden aprenderse fuera de la escuela, que son relevantes apra la vida actual o que resultan interesantes para los alumnos.

(4) Conocimientos regionales: permite que los estudiantes amplíen sus conocimientos sobre la cultura, tradiciones locales y estimula el desarrollo de proyectos de interés regional.

(5) Proyectos de impacto social: fortalece el vínculo de las escuelas por medio de proyectos que benefician a sus comunidades, donde los alumnos participan activa y responsablemente.


La Autonomía Curricular le permite a la escuela definir una parte de sus contenidos, con el propósito de atender las necesidades específicas de sus estudiantes y de la comunidad. Y aspira a promover la interdisciplinariedad y la transversalidad para la mejora de los aprendizajes.

De esta manera la Autonomía Curricular, permitirá:


• Hacer realidad en el día a día el derecho de niños, niñas y adolescentes a recibir una educación de calidad.

• Generar ambientes de aprendizajes propicios para el estudiantado.

• Brindar elementos para el desarrollo de las potencialidades de los estudiantes.

• Favorecer proyectos individuales y de grupo.

• Promover la participación activa de todos los actores educativos especialmente de los estudiantes.


De esta manera, la Autonomía Curricular, es un espacio que permite fortalecer a las comunidades educativas, empoderando a los diversos actores educativos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje:

La Escuela: tiene la facultad de elegir, implementar y dar seguimiento a propuestas innovadoras articuladas a los cinco ámbitos de la autonomía curricular en respuesta a los intereses de los estudiantes.

Los Supervisores: como líderes técnico pedagógicos su intervención es esencial para orientar y acompañar en la toma de decisiones de las escuelas así como en la implementación y el seguimiento.

Los docentes: tienen la posibilidad de movilizar sus potencialidades para innovar y generar ambientes propicios para el aprendizaje.

Los alumnos: tienen el derecho de elegir ya que su participación activa en la toma de decisiones sobre los proyectos a elegir en cada escuela es el punto nodal de la autonomía curricular.

Los Padres y las madres de familia: coparticipan en la decisión de los proyectos mediante los CEPS y deben de estar informados sobre los proyectos que se llevarán a cabo para acompañar a sus hijos y participar en diversas formas de trabajo en la escuela.